JORGE DA UNA LECCIÓN A PABLO EN UNA HIGA DURISIMA

Hay días,sobre todo en los que acudo solo, que me pregunto que diantres hago yo aquí?…Pues esta pregunta me la hacia yo esta mañana, a las 8’30 horas cuando llegaba al precioso pueblo de Monreal, en las faldas de su imponente Higa. Y eso que esta carrera ya la tenia programada prácticamente desde comienzos de año y es una de las que mas me gusta. Pero este año, han cambiado el recorrido y la distancia , y viendo los derroteros que están tomando últimamente los organizadores, había algo que me olía raro….El ambiente recogiendo el dorsal era muy trailero o montañero. Gente muy fina, muchas salomón, alguna chica conocida como una ganadora de la Camill extreme o la brillante corredora de Peralta, Eva Bustos. Acudo a la línea de salida y me encuentro con Jorge Arbeloa, el otro corredor del club que iba a participar en la prueba.Lo veo muy animado y muy fino,…este chico, anda como un tiro y eso que lleva poco tiempo en el club. Dan la salida y los 250 corredores no sabemos la que nos espera. Ya en los primeros kilómetros el barro dificulta mucho correr y mis primeras sensaciones no son nada buenas. El barro no me gusta y este año estoy un poco harto del mismo. Con todo, el paisaje es espectacular. Después de una buena subida, empieza lo mas bonito para mi, de esta prueba.Son casi 10 km muy traileros, muy corríbles pero también con mucho barro. El recorrido es muy estrecho y la gente vuela. Yo voy un pelin mal, he sudado mucho y con el barro no voy cómodo. Una chica, me dice que la deje pasar, que esta perdiendo tiempo, y me hace sentir horrible. Intento disfrutar, relajarme, pero no puedo. No me noto las piernas rápidas y siento que quien se ponga detrás de mi, pierde tiempo. Por el km 14 siento que alguien me llama. Miro para detrás y veo a un sorprendente Jorge, con muy buena cara, y sobre todo, disfrutando. Le digo que me pase, que yo no voy. Me pasa como un tiro y lejos de sentirme mal, me da alegría, es un gran tipo este Jorge. De todas formas, no le pierdo mucho de vista y aunque de lejos, le sigo durante bastante tramo. Y a la altura del km 15 viene cuando la matan….una subida durisima, interminable, con tramos donde sino llega a ser por las cadenas, seria imposible subir. Todo roca, tirando de brazo, poniendo al limite la musculatura ya muy cansada por los sube y bajas contantes y el añadido del barro. Por el camino,por llamarlo de algún modo, me encuentro varios ” cadáveres” con terribles calambres. Poco a poco, voy subiendo, y me encuentro justo detrás de Jorge. Mis gemelos van al limite pero resisten. Hay gente con miedo, yo miro para abajo por si acaso. Al final, llego hasta arriba de la Higa, acordándome de la madre del organizador, y no precisamente para felicitarla. Me quedan solo 4 km, pero son de bajada intensa. Me pongo las pilas y a la primera de cambio, caída. Me hago daño en un codo,pero me repongo. Sigo con algo mas de precaución. Veo un tramo donde puedo dar algo mas y…otra caída….esta peor, pues encima el gemelo se me sube y me hago mucho daño….con ayuda de un corredor, al que le doy las gracias, puedo continuar, pero ya muy despacio, casi andando. Estos 4 km se me hacen interminables….me adelantan alrededor de 50 corredores y me siento muy frustrado.Vislumbro la meta y solo quiero llegar y parar. Cuando cruzo la meta, me siento como un vencedor, y levanto los brazos entre el aplauso del publico, pero ademas de magullado por fuera, por dentro me siento muy maltratado por este tipo de carreras. Busco con la mirada a Jorge, lo veo, dice que ha sufrido, pero que esta muy entero. Este tio es increíble y no se donde tiene el tope. Ademas de calidad y fuerza, hoy ha demostrado la capacidad de sufrimiento, de resilencia, que tiene. Nos damos un fuerte abrazo y le doy la enhorabuena por su carreron y es que en un tramo de 4 km me ha sacado una diferencia de 13 minutos….hay es nada. Antes de terminar esta crónica, quiero agradecer a todos los voluntarios el cariño y el animo transmitido y a la organización felicitarle, por que ha sido perfecta, pese a lo abrupto del terreno. Los tiempos, pues Jorge 2 horas y 27 minutos y Pablo 2 horas y 40 minutos. Carrera muy dura, exigente, muy bonita, con vistas espectaculares y también, peligrosos. Ya veremos el año que viene.

20120506-212801.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.