CON RICARDO ABAD

Esta tarde, viernes 21 de septiembre, y con motivo de la celebración de la semana del deporte de nuestra vecina localidad San Adrian, estuvimos departiendo largo y tendido con un RUNNER de verdad, con un héroe para el corredor popular, con un atleta que en otro país ahora mismo sería una leyenda y estaría viviendo de las rentas, mientras en España es ignorado por las supuestas revistas de running. Esta tarde estuvimos con una gran persona, RICARDO ABAD. La charla empezó un poco tarde, debido a problemas técnicos y con muy escaso publico. Lo primero, yo creo que al final vino muy bien, pues Ricardo se tuvo que extender un poco mas de la cuenta hablando y nos deleitó con su sabiduría. Lo segundo, lamentable. Algunas veces, nos quejamos que los Ayuntamientos no organizan nada o no saben mas que poner toros o bailes en las fiestas, pero cuando nos dan otra cosa, no acudimos….tenemos, lo que nos merecemos. Con todo, la charla fue genial, con una primera parte en la que Ricardo nos contó un poco sus experiencias y sus logros y una segunda mas extensa parte en la que los que estábamos de público preguntamos un poco, resolvimos nuestras dudas y pudimos conocerle un poco mas a fondo. Lo primero que te llama la atención es su humildad, su sencillez. Y no es una humildad falsa, que tan de moda esta en otros deportes mas multitudinarios , es una humildad verdadera, sencilla, trenzada km a km….el sabe que lo que ha conseguido le ha costado mucho trabajo, el pide que se le reconozca, pero no es su meta, su verdadera meta es seguir disfrutando derribando sus barreras personales, dándole un toque épico que de paso que le motiva mas, ayuda a otras causas como ha hecho con Aldeas Infantiles o ANFAS. Se nos ponen los pelos de punta cuando nos cuenta sus días mas duros, como cuando llevaba 22 km un día de esos 607 y le comunicaron la muerte de su padre, o como cuidaba de el por las noches y por el día, después de 8 horas de trabajo corría 42 km y como superaba sus enfermedades y dolencias en la soledad del asfalto, con nieve, lluvia, granizo, 45º o -10º. También me gustó mucho lo despegado que está de entrenadores, de pautas de entrenamiento, de revistas que un día te dicen una cosa y al día siguiente lo mismo, de pro-vitaminas y oligoelementos…es un runner de toda la vida, de sensaciones, que disfruta corriendo, disfruta de la dureza de la carrera, que come como todo el mundo, se bebe su vaso de vino, su cerveza, y no sigue dietas extrañas.Solo tiene una rareza en estos días, y es que, ama a su familia, por eso no puede afrontar retos fuera de España. Es uno de nosotros, pero es especial. Después de correr 607 maratones, en vez de adelgazar, engorda 2 kilos y no solo no se lesiona, sino que se siente mejor que nunca. Nunca se ha lesionado, no le duele nada. Como podría explicar esto la revista Runners ? se quedaría sin ventas. Consejos: una fruta mejor que una barrita, agua mejor que cualquier historia, mejor una zapatilla de 50 euros que se adapta a tu pisada que una de 180 que no sabes como le va a tu pie. Gimnasio, poco. Estiramientos, casi ninguno. Ropa, poca. Bici o running? las dos cosas le gustan, pero dice que sufre mas corriendo y por eso disfruta mas. Entrenamientos: cero patatero, todo por sensaciones. Toda la publicidad que lleva, que es poca, es de productos que el ha probado y le sientan bien, sino, se niega a llevarlos o hacer propaganda de estos. Siempre lleva su móvil y 5 euros. Retos próximos: ni el los sabe, pero no se está quieto, algo está preparando, además de participar en varios Ironmans. Un dato: nos ha contado que un día, con mucho granizo, con mucho frío, llegó a casa después de terminar su maraton diario y se puso a saltar de alegría, como si hubiera ganado una carrera, cosa que por cierto, no ha hecho nunca. Este tío es de los nuestros, de los que gana siempre, de los que disfruta corriendo, de los que sale a ganarse a si mismo. Salí de la charla, junto con nuestro compañero Alberto, con un solo pensamiento: CORRER.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.