CROSS DE LARRAGA XXV: REY DE REYES

IMG-20130105-00181Automaticamente, después de Año nuevo, mi cabeza ya empieza a mirar a Larraga. Es una relación amor-odio, ni contigo ni sin ti…Este año, el del 25 aniversario, es un poco antes, el 05 de enero. Me levanto apenas sin ganas, estoy descansado, y aunque con fuerte catarro, no me veo mal para correr. Sin embargo, me da tanto respeto, se que voy a sufrir tanto, que reconsidero mi postura de ir hasta Larraga. He quedado con Fran Peñas y Chicho, y seguro que ellos estan pensando lo mismo que yo, que quien nos manda meternos semejante palizón…en fin, subo la persiana y el día es ideal, cielo despejado, sin apenas aire y con sensación de bastante calor, en pleno enero… esto me anima un poco y me apetece escuchar a Kavinski, no es la música mas alegre, pero me motiva escuchar su llamada nocturna http://www.youtube.com/watch?v=_oVDu8TfQBs . Con la música y un café calentito, todo tiene mejor pinta, por lo que me cambio y preparo todo para la que es, a mi parecer ,  una de las mejores carreras de Navarra.  Después de un corto viaje, llegamos a Larraga, donde ya se vislumbra un gran ambiente runner. Chicho, nuevo en esta carrera, no hace mas que preguntarnos sobre la carrera, que si es dura, que si tiene subidas..que si, …simplemente le respondo que disfrute, que se olvide de la dureza y que disfrute de una gran prueba en la que Javier Imas se deja su alma un año si y el otro también.Cogemos el dorsal y calentamos un poco…el día está genial, quizás, demasiado genial, mucho calor para esta epoca del año y mas para una prueba corta y muy exigente. Saludamos a corredores conocidos, y a otros, que aunque no los conocemos, ellos nos identifican por nuestra llamativa camiseta. Calentando, Chicho se da cuenta de la grandeza de la prueba, de como todo un pueblo se vuelca en un evento, y aunque me consta, que Imas se lleva gran parte del trabajo, no dejamos de reconocer que todo el pueblo vive y vibra con la carrera, con su cross de Reyes.Entre estiramientos, saludos y miradas complices, ya nos encontramos en la multitudinaria salida, otra vez los nervios, como el primer día, una sensación extraña en el estómago que te pide que salgas de una vez  y que termine todo ya….. La intención de Fran y mía es intentar bajar de los 30 minutos que yo tenía del año pasado, por lo que debíamos empezar rápido y fuerte. Y asi lo hacemos, salimos rapidisimos, a un ritmo cercano a 3’40. Me encuentro agusto y observo como vamos pasando a mucha gente y de calidad. Damos la primera vuelta y las sensaciones son buenisimas. Sigo con mi ritmo, y por momentos, pienso que lo voy a poder mantener. El público ayuda muchisimo y da gusto correr por las enrrevesadas calles de este bonito pueblo. Siento a Fran muy cerca mio, no lo veo, pero se que está ahí. Cuando termino la segunda vuelta, la primera de las grandse, me doy cuenta de que voy muy ráido y de que el calor hace mella en mi cuerpo. Sudo mucho, y el catarro me está obstruyendo la respiración. Suelto mucho mucosidad, pero no me resuelve nada. Por momentos me siento super agobiado, no se en lo que pensar, no se que hacer…las piernas no me responden y me parece que Fran ya no está detrás mia. Sin querer, se me va la olla, la cabeza se me pone turbio azul  y pienso en este año, en lo que ha supuesto para mi en el plano del running, en que no encuentro la motivación de antes, que algo a pasado en mi, que se ha enfriado esa pasión que antes sentía por el acto de correr en si, algo que Murakami definió como runner’s blue ( la tristeza del corredor). Quizás solo sea resignación, o simplemente hartura de correr….o que esta dichosa carrera te pone en un punto de cansancio que mi cuerpo no es capaz de asimilar….haaaaa!!!! de golpe, recupero la visión cien por cien y me encuentro pasando por meta la tercera vez ya…solo me queda una vuelta de sufrimiento, todavía una mas. Aguanto como puedo y siento que mi objetivo de los treinta minutos no se va a cumplir, me pasan lo norteafricanos a toda pastilla, y, a diferencia de otras veces, me da igual, ni siquiera me asalta un atisbo de envidia…”me la pela”(perdón) pienso….solo quiero terminar ya, el calor es muy intenso…..observo las calles de Larraga, con gente en las puertas, me miran, y se lo que ven…miro para atrás y veo a Fran Peñas, me alegro mucho que esté ahí, vaya progresión la suya. Recuerdo que en el 2011 marcó un tiempo de 34 minutos, en el 2012, 32 y ahora va andar por 30…increíble lo suyo. Cuando llegamos a meta, mi garmin marca 29’42. Hemos bajado el tiempo previsto, pero pienso que tanto esfuerzo para tan poco no ha valido la pena. Me cuesta mas que nunca recuperarme, mientras Fran resopla sentado en el bordillo de la acera . Me acuerdo de Chicho y voy a por el..lo veo llegar, con un tiempo de 35 minutos, alegre pero exhausto también. Me dice que está muy contento, pero que ha pensado en abandonar de lo dura que le ha parecido. Miro a los corredores que van llegando, todos cansados, y Fran me dice que está reventado…yo no le respondo, por que mis pulmones están a punto de estallar. Miro mi gps y me da una media de 179 pulsaciones con picos de 194 que me asustan. Con esto, le digo a los dos compañeros que nos tenemos que marchar, así, sin ducharnos, pues motivos laborales así lo obligan. Sudando, sucios, cansados, abandonamos Larraga, miro atrás, y veo un pueblo volcado con su carrera, una carrera perfectamente organizada, el pueblo de la carrera, de la mejor carrera de Navarra, de lejos. Te veré el año que viene, querida…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.