TRANS MONTESBLANCOS: UN PASEO POR EL INFIERNO.

Desde que un buen amigo me dio a conocer esta carrera, esta me atrapó en su tela de araña. No sabría explicar el porqué, pero estos primeros 6 meses del año han estado marcados por esta prueba, siempre pensando en ella, era como una señal de la que se me venía encima sin ser yo consciente. Una prueba relativamente cerca de casa, con una distancia ya considerable pero tampoco excesiva y si le sumamos un poquito de monte, era para mi, ideal. Pero se me olvidó añadir un factor que a la postre sería determinante, el calor.

El sábado por la mañana me levanto ya un poco agobiado por el calor reinante en Azagra, pero muy bien de moral y con muchas ganas de participar en la carrera. Desayuno muy bien, y tengo pensado pararme a medio camino para un buen almuerzo. A pesar de que no tengo mucha hambre, paro en una cafetería y me tomo un buen zumo de naranja con unas buenas tostadas con mermelada y un café que me supo a gloria. Sin querer, me paso el desvio hacia Puebla de Alfiden y llego hasta Alfajarín. La vista de los montes blancos es majestuosa, diferente y de repente me encuentro con el famoso toro reinando el mas alto. Lo miro y de repente un escalofrío me recorre todo el cuerpo….”la que te espera, amigo” parece que me dice el toro.. Al final, llego a Puebla de Alfiden y hecho de menos carteles indicativos o ambiente de prueba deportiva. Ya casi, cuando el pueblo termina, veo a una chica con pinta de runner. Le pregunto por la salida, y, de forma muy simpática, me indica donde esta todo el meollo de la carrera. Ya una vez en las piscinas, si se respirar ambiente runner. Recogo el dorsal y me vuelvo a encontrar con la chica que me indicó y me fijo en su camiseta rosa, se llama Maje y y es voluntaria en el proyecto “yo también tiro del carro” que ayuda a un niño con una extraña enfermedad, el síndrome de Rett. Esto me suena mucho, de haberlo visto en internet e incluso el nombre de ella me suena también. Luego recordando, resulta que tenemos amigos en común y que ella es muy conocida en el mundo de las carreras de ultrafondo, y no me extraña, por que es una excelente persona. Casi sin querer, ya falta muy poco para la salida, y el calor ya es importante. Cambiandome de zapatillas, ya se caen gotas de la frente. La temperatura no es una locura, pero a las 12’30 es de 29º que no está mal. Miro que el material que pensaba llevar está y que todo lo llevo bien y bueno, solo queda esperar. Decian que iban a poner una canción épica, pero yo no escucho nada y de repente, ya me encuentro corriendo. Empiezo muy suave, por encima de 5′ el km. Veo a una corredora, Marina, con la que he coincidido en alguna carrera, la saludo y le doy ánimos, pero ni siquiera me mira. El chico que va con ella me dice que esta va muy bien, que es una máquina, pues si, será una buena corredora, pero no es la reina se la simpatía, vaya…deshecho estos pensamientos me empiezo a dar cuenta de que el calor es la leche…una buena subida, un corredor que va delante de mi resbala, y hace que me coma todo el polvo del mundo, pero se disculpa y a mi lo que me importa es que el no se haya hecho nada. Miro pulsaciones, y pese que voy despacio, llego muy fácil a 160..y esto es debido a las temperaturas. Decido ser inteligente, por una vez en la vida, y controlarme, intentar no pasar nunca de estas 160, pues pasar de hay significaría un recalentamiento importante que luego pasará factura. Esto implica, que tengo que andar en algunas partes del trayecto, pero no me importa. Primer avituallamiento, las sensaciones no son malas y el agua fresquita me devuelve vida y es como si recargase las pilas. Los siguiente 6-7 km los hago muy bien, casi ni me entero. Hablo con algunos corredores, y ya comentamos que las temperaturas han sobrepasado con creces los 30 grados y que las sensaciones son de muchísimo calor. Cuando faltan dos km para el segundo avituallamiento, ya me empiezo a encontrar peor. Me paro y ando bastante rato, con ansia de coger aguar fría y volver a sentir las sensaciones de antes. Ni que decir tiene, que estoy bebiendo con mucha frecuencia, cada 5′  quiera o no, cinco sorbos. Ya he comido un gel y una barrita y el estomago se encuentra bien. Ya noto que el segundo avituallamiento no me alivia como el primero. Mientras lleno la mochila de agua, me dan dos o tres mareos, pero no le doy mucha importancia y no hago caso, continuo corriendo. Tras tres km de este puesto, empiezan mis problemas de verdad. Las piernas me dicen que NO, que NO quieren correr mas. Las manos están terriblemente hinchadas. El agua que llevo ya no es agua, es una sopa caliente asquerosa. El camino nos lleva por unas sendas sinuosas, donde el calor se incrementa con un aire caliente que parece que sale del mismo infierno. No puedo respirar, y siento como el pecho se me revienta, se me pone un dolor terrible, que me nace en la espalda, llegando hasta el pecho y hace que no pueda insuflar aire. Veo borroso, y me percato que ando en zigzag…como con rumbo perdido. Me paro un momento, me tranquilizo un poco y me pregunto a mi mismo que demonios hago en esta carrera….siento que se acerca un coche de la organización, el chico me pregunta que tal voy,le miento y digo que bien..(bien jodido) y le pregunto por el siguiente PC. Me dice que quedan tres km pero que son duros.Pienso, que alguien le debería se enseñar a este chico algo de psicología inversa, mientras se aleja de mi…por si este escenario fuera poco, no paran de adelantarme corredores, lo que hace que me sienta como una mierda, una mierda metido en la mas grandes de las caga……no puedo, no puedo respirar…..no me llega el aire. Sin saber como, llego hasta el tercer PC y en mi cabeza no existe otra alternativa que abandonar. No tiene sentido seguir tan mal y encima hacerlo andando. Con el agua fría, y un poco de sombra, lejos de recuperarme se me juntan todos los males. Me ahogo, los músculos se me convulsionan y le pregunto a un chico por un medico.Me dicen que el pueblo está muy cerca y que vaya para allí, que hay servicios médicos. Ya me encuentro muy asustado, por lo que me tiro en el suelo boca arriba.Una chica me ve y me pregunta que me pasa…le digo los síntomas y me dice que le parece que sea mas una contractura en la espalda que otra cosa…poco a poco por lo menos me voy recuperando y las palabras de esta chica me tranquilizan, por que ya notaba yo hace unos días dolores en la espalda. Sigo bebiendo mucho, me siento en una silla y por momentos ya me encuentro mejor. Un chico me dice que si abandono, le digo que espere, que me lo estoy pensando. Finalmente, cojo mis cosas y enfoco con dirección al pueblo. Pero no se porque, cuando llevo tres metros, me vuelvo y me siento otra vez.Miro el cielo, y veo nubes. Un increíble aire fresco me recorre la nuca y de repente mis sensaciones cambian. Veo llegar a Maje, le cuento lo que me ha pasado y me dice lo mismo, eso es una contractura. Esto hace que cambie ya de forma radical de pensar, y me pongo de nuevo en marcha. No muy seguro, pero decido seguir después de casi 50 minutos en el PC.Muy cansado, hecho polvo, con dolores por todo el cuerpo pero con una moral increíble , me encuentro subiendo y bajando, bajando y subiendo, hasta que llego al toro y cuando paso debajo de el, siento que ya no se ríe de mi, que me mira con respeto y ya entonces se, que voy a tener un hijo suyo en mi salón. Cuando llego a la ermita de Alfajarín, me encuentro otra vez con Maje, y realizamos unos 12 km juntos andando, muy rápido, pero andando. Se me hacen cortisimos, hablamos mucho y esto nos ayuda a los dos. Incluso adelantamos a varios corredores. Ya empiezo a apreciar la belleza particular de los Montes blancos y algunos parajes me parecen increíbles.La temperatura ha bajado unos 10º y se avecina tormenta. Algunas gotas caen y la verdad es que nos vienen genial. Cerca del ultimo control, un chico se pone a vomitar como un animal. Me acerco corriendo hasta el pc y aviso al coche de protección civil, que acude raudo en ayuda del corredor. Cuando pasan a mi altura, veo que está mejor y me saluda en forma de agradecimiento. Pienso que la mala suerte que ha tenido, pues ya faltan 10 km para la meta, pero este infierno no te da tregua. Como ya Maje está muy lejos, y a mi me apetece correr, hago los últimos 10 km a buen ritmo y contra mas corro, mejor me siento. Por momentos, cojo ritmos de 4’30 y me siento como en una nube. Según van pasando los km me encuentro mensajes de animo que me ayudan a seguir….estos momentos me ayudan a reflexionar, y pienso que ha sido la carrera mas dura de mi vida y también una de las experiencias de vida mas importante. Me he visto hundido como nunca, sin capacidad de reacción, pero el cuerpo humano es increíble. También pensaba en el Club de atletismo Peña Azagres, en mis ya amigos, a los que no les podía fallar otra vez,…lo tenía que hacer por ellos y por mi. Cuando llego a la meta, y Alfonso me entrega el toro de finisher, casi lloro, me emociono y me gustaría contarle todo lo que he sufrido, pero me mira a los ojos y ya se que lo sabe…La gente se para y me da la mano, me felicitan, son conscientes de la épica en esta carrera. Yo estoy molido, 7’30 horas me ha costado acabar la prueba, no me puedo ni quitar los calcetines…pero tengo una alegría inmensa. Cuando arranco el coche, todavía con tirones en los gemelos, veo llegar a Maje, la noto cansada, pero feliz. Que gran corredora y que gran persona. De vuelta a casa, con tormenta durante todo el camino, siento que esto no ha sido una carrera, que ha sido LA CARRERA y que esto va a suponer un antes y un después para mi.

Por mucho que ponga, nadie, solamente yo, sabrá lo que he sufrido, lo mal que lo he pasado, los dolores, el calor insoportable, como me he recuperado, como me he alegrado, como me he emocionado…COMO HE SENTIDO. Muchas gracias Alfonso, Hector, a toda la organización que estuvo de mas de diez, cariñosos, comprensibles…. PERO, LA MADRE QUE OS PARIÓ, VAYA CARRERA QUE OS HABÉIS INVENTADO…HASTA EL AÑO QUE VIENE.

AGUA:11 litros, con 6 dosis de sales+ 2 litros de aquarium. En dos días, solo he orinado una vez y fue en la prueba.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.