CORRER CON FRIO

Con el frio, es dificil saber qué ponernos o cómo entrenar. Algunos apuntes:
Vestuario adecuado:

El vestuario es crucial, una prenda térmica que nos protega del frío hará que apenas notemos las frías temperaturas.
Camisetas térmicas como primera capa, cortavientos, mallas largas y en general la ropa específica para correr con frío funciona bastante bien (no olvidar los guantes y el gorro).

Planifica tu recorrido

Ten siempre un par de opciones alternativas si el tiempo es muy malo: a dos paradas de autobús puedes tener un parque con el que no sueles contar, el parking del centro comercial te puede servir para unos cambios de ritmo o incluso puedes apuntarte a un centro deportivo sólo para correr en la cinta, estirar y hacer un trabajo ligero de musculación.

Calentamiento ampliado

En ambientes muy fríos el calentamiento debe de ser más largo para minimizar el cambio de temperatura entre músculo y ambiente. Con el frío, el músculo está menos lubricado y por eso cuesta más moverse, por eso un calentamiento a conciencia será fundamental.

Elige las horas centrales del dia

El sol calienta más a mediodía. Cambia tu rutina para salir una hora a trotar cerca de tu lugar de trabajo y llévate un “tupper” para comer en poco tiempo. En total usarás el mismo rato que si salieras al restaurante.

Añade cuestas

Las cuestas te permiten ganar potencia y como no puedes ir muy rápido en ellas no te enfriarás por muy malo que sea el día. Calienta y luego ataca la cuesta, subiendo fuerte unos 10 segundos, baja caminando y sube de nuevo, ahora 15 segundos, camina despacio para bajar y repite, aumentando 5 segundos cada subida. Haz 6 u 8 cuestas y estira muy bien al acabar.

Entrena la velocidad

El trabajo de calidad te permite aprovechar el poco tiempo que tienes. Calienta diez minutos trotando y haz variaciones de ritmo: cada minuto ve 20″ más rápido que tu ritmo de rodaje y 40″ más suave. Repite la secuencia 10 ó 15 veces, haciendo las últimas más rápidas que las primeras. Acaba con cinco minutos de trote suave.

Cuida la alimentación:

La alimentación es muy importante a la hora de prevenir lesiones. Por este motivo tenemos que evitar dentro de lo posible las retenciones de líquidos producidas por dolencias como la artritis, el reuma, el exceso de ácido úrico… Para ello tenemos que evitar consumir alimentos ricos en purinas, e ingerir productos que faciliten la eliminación de líquidos y toxinas como por ejemplo la cola de caballo, o cualquier tipo de té.

La gelatina es un alimento aliado de las articulaciones, y es que su alto contenido en glicina y prolina, dos aminoácidos que intervienen activamente en la construcción de las estructuras conjuntivas del cuerpo humano que forman las articulaciones, como son los tendones. La gelatina contiene altas dosis de colágeno, uno de los principales componentes de los tendones. Este aporte hará que tengamos unas articulaciones más fuertes y resistentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RUNNING, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.